domingo, 26 de mayo de 2013

el por qué del baile

sisi, resulta que yo estaba en un boliche, porque me gusta salir a caminar.

Camino por la vereda, por la calle, por la vereda y la calle, por el bosque, por el balcón, por la cornisa, pero solo con una pata, con lo cual tengo que hacer ejercicios matutinos de estiramiento.

Cuando hago los ejercicios caliento un poco. Porque los músculos no se pueden estirar así nomás. Hay que calentarlos con una soga rápida. Así como hacen los boxeadores.

Una vez vi una pelea de boxeo, y la mina que subía a mostrar el nro de rounds estaba buenísima.

Como les decía. Camino por veredas y calles, y también por la peatonal en hora pico. También salgo a caminar de noche. Y luego entro en un boliche y lo recorro toda la noche caminando.

Tenía una técnica inspirada en el bigote del gato. El ancho de gato es igual al ancho de sus bigotes, si sus bigotes pasan pasa el gato.

Yo hago con el brazo. Primero señalo a donde quiero ir. Luego estiro el brazo entre los cuerpos andantes. En forma de punta entra mejor. Luego doblo y meto el codo (siempre de punta).

Los dedos para hacer ese movimiento de punta los entreno escribiendo a máquina. Escribir a máquina es un buen ejercicio de dedos. Ya con las computadoras de hoy ya no se usa para otra cosa. Siendo tan impráctica.... Me pregunto qué cuánto hubiese escrito el marques de sade si hubiese tenido una computadora de hoy. Sin tener que usar pluma con los problemas que tiene la pluma...

En fin. Luego del codo clavo en la multitud la rodilla, me inclino y dejo que a medida que los cuerpos se mueven en el baile, mi propio peso me empuja hacia adelante y "camino". Aunque más que caminar es caer. Caer constantemente. En cámara lenta y con la misma sensación que tiene un melon cuando baja en la profundidad entre otros melones al moverse el carro que los traslada.

Recientemente encontré una mejor técnica: bailar. Bailando se pasa más rápido entre la multitud. Pero como no se tuve que ver videos en internet para aprender. Y, no quiero asegurar nada, pero de apoco me fue gustando. Y ahora si soy como todos que va al boliche a bailar.